La Importancia De La Lectura Con Tu Bebe
Claro, los bebes no leen ni letras ni números, ni los carteles de las calles, pero desde que salen del vientre de la madre necesitan comenzar a entender de que se tratan todas las cosas que ocurren a su alrededor. Así van aprendiendo a pensar, a hablar, a reconocer el mundo en el que vivimos. Durante mucho tiempo se pensó que los bebes no tenían capacidades para ver, comprender, percibir lo que les rodea. Sin embargo, ya está claro para todos los que trabajamos con los niños pequeños que desde el principio de la vida ellos están sensibles y receptivos, es decir, atentos o interesados a todos los estímulos, a la voz de la mamá, del papá, de su abuelita, a los colores a la luz, a los modos cariñosos de acompañarlos.

Cuando un bebe se encuentra con el rostro de su madre, que los mima, le canta, lo prepara para darle el pecho o biberón amorosamente, ya están ocurriendo en su mente muchas cosas importantes. En principio reconoce a su mamá, y eso le da seguridad, lo consuela, lo hace más fuerte afectivamente. También poco a poco va aprendiendo a interpretar que quiere decir ese rostro: si esta apurada y todo lo resuelve rápido sin mirarlo demasiado, el bebe puede sentir que no hay tiempo para él, puede verse privado para ese sentimiento de seguridad; en cambio si la mamá está feliz y le sonríe, le habla y tiene paciencia con él, puede interpretar que es amado, que puede confiar, estar tranquilo porque hay quien “lee” sus necesidades y responde a tiempo con amor.

En ese sentido, podemos decir que el rostro de la madre, del padre y de los demás figuras afectivas es como un libro para el niño pequeño, el primer libro tal vez, porque allí aprende a leer las señales afectivas, algo importantísimo en los primeros años de vida. Con esto queremos decir que cuando tú le sonríes a tu hijito, le cantas, te tomas tu tiempo para amamántarlo, cambiarlo, jugar, tratas de entender porque llora o está molesto y lo consuelas, además de ayudarle a ser un niño feliz y seguro estas comenzando a sumergirlo en el mundo de la cultura, en el mundo de los libros, de las historias, de la lectura. Hay libros que tienen páginas, textos escritos, ilustraciones. Hay otros libros sin páginas, que están en la memoria, en el cuerpo.

Por ejemplo, las canciones de cuna, las nanas, eso juegos de dedos que nos hacían cuando éramos pequeños (éste compró un huevito, este lo cocino…), esos juegos-canciones-poemas que fueron rodando de boca en boca y que están nuestro recuerdo constituyen la primera biblioteca de los bebes y los niños pequeños. Esa es una biblioteca disponible en todas las familias, que muchas veces esta “dormida” y para activarla hay que ponerse a jugar. ¿Qué canciones recuerdas de tu infancia? ¿Te cantaban a la hora de dormir? ¿recuerdas poemas, rimas, adivinanzas, cuentos? Esos recuerdos que seguramente ahorita están comenzando a emerger en tu cabeza son parte de tu propia biblioteca, y es muy bueno compartirlo con tus hijitos. Entonces los primeros libros están en el cuerpo, en la memoria; luego vienen los libros de papel, esos que ofrecen hermosas ilustraciones y las primeras historias.
SDHG
Y volvemos sobre nuestra pregunta inicial: ¿un bebe puede leer libros? Claro que sí! Al principio los leen chupándolos, sacudiéndolos, porque así descubren el mundo los bebes. Necesitan mordisquear, oler, golpear. Los libros son como los juguetes, y es muy bueno que les permitamos usarlos de una manera. También es importante crear un tiempo para leérselos, sentados en el regazo, mirando juntos cada ilustración… cuando, por ejemplo, le decimos al niño: mira esto! “Este pajarito salió de su nido y va a buscar comida”, estamos activando la mirada conjunta, le estamos enseñando a detenerse, a ligar lo que ve con una historia, a construir un sentido, y esos pasos compartidos son sumamente importantes en la construcción del pensamiento, en el aprendizaje del lenguaje, en el desarrollo de la imaginación. Cuando lees con tu bebe, aunque sus tiempos de concentración sean breves y lo notes inquieto, estas logrando que aumente su inteligencia y ayudando a que crezca en su vida emocional.
XCGH

Leer con tu bebe es uno de los regalos más ricos que puedes hacerle para su crecimiento. Un gran escritor e ilustrador de libros para niños, Maurice Sendak , escribió lo siguiente:” cuando mi padre me leía, yo me recostaba sobre el, me volvía parte de su pecho o de su brazo. Y yo creo que los niños que abrazados y sentados en las piernas – deliciosamente acariciados-siempre asociaran la lectura con los cuerpos de sus padres, con el olor de sus padres. Y eso siempre te hará lector. Porque ese perfume, esa conexión, dura para toda la vida”. Tan importante como eso es leerles a los niños desde la más temprana infancia.
 
 


María Emilia López “¿Por qué es importante leer con tu bebé?” conafecto Num. 0 Diciembre 2014


Leer mas de: bebé, bebe, lectura, padres, familia, amor, dedicación
Calificación
Aún no se ha calificado este artículo, ¡Se el primero en calificarlo!